miércoles, 7 de febrero de 2007

Port Elizabeth, ADDO PArk, East London y Cintsa (Sudáfrica)

En Graaff Reinet me quede 10 días y emprendí mi vuelta hacia la costa, me fui directo a Port Elizabeth (PE), uno de los puertos más pujantes de Sudáfrica. Queda como en el medio del país hacia el sur.

Después de haber estado conviviendo con la extrema pobreza, cuál maniaco depresivo, me arrendé una pieza en el Hotel City Lodge (http://www.citylodge.co.za/cl.htm) un buen hotel no muy caro y al lado del Casino de Juegos!!.

Por fin volví a comer en buenos restaurants, cosa que estaba empezando a extrañar y en el Casino aproveche de “perder” unas lucas un par de días.

Una de sus máximas atracciones es el Parque Nacional ADDO, una de las reservas mas grandes de elefantes en África (tiene cerca de 400), me fui todo un día de Safari, vi búfalos, muchos venados, jirafas, monos, etc. y obviamente decenas de elefantes jugando, peleando, etc. estuvo bien bonito y además fue mi primer safari. Me dieron muchas ganas de quedarme a hacer trabajos voluntarios ahí pero no podía, esto me pasaba en todos lados, visitaba un parvulario y quería quedarme ayudando, lo mismo con los colegios, las poblaciones, etc. al final decidí aprovechar de conocer más proyectos y ver mas adelante con calma en cual podría ayudar.

PE es una ciudad bastante desarrollada como Viña del Mar o Valparaíso así que por fin pude volver a comer en buenos restaurants, cosa que estaba empezando a extrañar. Además tenía un Casino así que aproveche de “perder” lamentablemente unas lucas. Me hice amigos de varios europeos, entre ellos, un inglés, de origen árabe, que estaba retirado de la Armada Inglesa y que había recorrido todo el mundo.

Luego de estar 10 días en la civilización me fui a Cintsa, un lugar precioso que queda en la “Wild Coast” o “Costa Salvaje”, el hostal quedaba aislado en unas montanas al lado de la costa y de un río, ahí solo pude estar 3 días, pero aproveche de caminar horas y horas por la playa al igual que andar en canoa por el río hasta quedar agotado. El paisaje era increíble, era como para quedarse a vivir.



También me acuerdo de Cintsa porque por primera vez sentí la discriminación, estaba conversando con un alemán acerca de las posibilidades de trabajo en Europa, y el nazi me dijo en tono serio lo siguiente: “tu problema es que nacistes con el color de piel equivocado”. Yo le hubiese sacado la cochesuma..., pero me demostré nuevamente que soy un hombre de paz y tolerante, aunque me dolió mucho escuchar esa frase, me di cuenta que el problema era de él y no mío.

Me tuve que ir porque mi Visa para estar en Sudáfrica estaba pronto a vencer (3 meses) y necesitaba extenderla, así que me devolví unos kms. a East London una ciudad grande pero muy aburrida, ahí trate de extender mi Visa pero los funcionarios públicos eran unos pelotas que no sabían nada, yo quería saber si podía salir de Sudáfrica y volver a entrar para tener 3 meses mas pero ellos me decían que dependía de cómo le cayera al funcionario de la frontera. Al final decidí continuar mi viaje porque igual me quedaban un par de semanas todavía. Antes de irme aproveche de deshacerme de mi maleta. Cuando partí desde Chile me lleve mucha ropa porque no sabia por cuanto tiempo me iba y el atontado decidí viajar con maleta, creo que era uno de los pocos “mochileros” con maleta, así que en East London por fin me compre una mochila gigante y le di la maleta a una niña que trabajaba en el hotel.

2 comentarios:

fara dijo...

qué viaje interesante!! qué bueno que lo puedas compartir! Saludos (y gracias por pasar por mi blog)

Ricardo Echenique dijo...

De nada Farita. Y espera porque me falta contar como 9 meses mas de viaje, recién voy en el 3er mes.
Besos